BLOG-TRAILER

lunes, 14 de agosto de 2006

Fidel(idad) de marca en sus 80 años: Adidas sobre el pectoral ¿derecho?

La tentación de redactar y publicar este post es superior a mi firme propósito de no hacerlo. Fidel y sus asesores de imagen me pusieron el chance en bandeja de plata. La marca Adidas en el pectoral diestro del Comandante convaleciente es demasiado obvia, legible e identificable. ¿El mono deportivo que atavía a Castro en lugar del pijama arquetípico es un Adidas original o un clon made in Hong Kong, la zona industrial de Cagua entre mataderos de cerdos y gallineros o wherever, pero imitación, copia, falsificación textil de a 3 dólares and eighty fucking cents? ¿Adidas es el sponsor de la revolución y uniformará de ahora en adelante a los atletas cubanos y a los jerarcas durante sus post-operatorios? ¿Borrarán el brand de Adidas merced a las bondades efectistas de photoshop en las sucesivas versiones de la foto? ¿Qué estarán pensando (temiendo, elucubrando durante sus brain stormings) los cerebritos mercadotécnicos de Adidas, alarmados a 90 millas overseas, trasnochados, ojerosos, insomnes y, desde luego, con peor semblante que el mismísimo cumpleañero octogenario que nos ¿sonríe, observa, escruta? desde la intimidad del retrato hospitalario de Fidel? Ya en confianza, díganme aquí en voz baja para que nadie se entere: ¿esto fue un pelón (equivocación, error estratégico, pecado mortal) de la encargada de vestuario o estamos asistiendo al lanzamiento de una preclara campaña publicitaria, de sutileza contundente, para vestir a los mandatarios del planeta? Sea lo que sea, desde este soberbio minarete que me prodiga mi blog, yo los felicito por esta exhibición tan fashion de premeditación casual y elegante alevosía.
Nota para Bush y su tropa de asesores: por una vez en tu vida, Boy Georgie junior, coge ejemplo de tus vecinitos cubanos y fíjate que este atuendo rojiblanco de Fidel Castro, marca Adidas, resulta mucho más idóneo para el clima tropical que las horrendas bragas anaranjadas que les obligas a usar a tus huéspedes de Guantánamo Resort. Oyeme, y por cierto, chico, me parece que los dealers de Adidas como que se burlaron de tu bloqueo comercial a la isla, ¿o no, my man?

10 comentarios:

Fedosy dijo...

Oye, Javier, no seas mal pensado, a lo mejor eso se lo dio al caballo una jinetera, en muestra de su amor revolucionario, y el caballo lo ha aceptado como muestra de que afecto a todos los hijos de la patria que tiene que ser hasta lo indecible para poner sobrevivir por encima del embargo comercial, que gracias al destino y a Marx y a Verruguita, ya no es una cosa que les cause tanta pena, pues el oro negro de las tierras del son llega (o dicen que llega, por hay quien cuenta se pierde en mitad del Caribe), y a todos un poco el sufrimiento quita.

unocontodo dijo...

Si, la verdad es que sería bien interesante, ver que opina la Adidas, al respecto... por eso, de la publicidad de la marca que hacen otros personajes "públicos"....

EnigmasExpress /Gandica dijo...

¿No es la chaqueta con la que desfilan los atletas cubanos?
Aparentemente se nota que es la bandera de Cuba.

Anónimo dijo...

Ja, ja, realmente la foto es irónica, sin embargo confirma el dicho de que Fidel y todos los poderosos destilan sex appeal, coño, ay que tener una fijación para detallar esa verga, yo por mi parte me fijo en esos detalles cuando se trata de Carmen Electra o Angelina Jolie o Beyonce o cualquier mujerón de esos que andan por internet haciendo que uno invierta su tiempo en averiguar qué marca de brassiere o tanga se asoma entre la carne femenina. Claro, la verdad es que yo no soy el mejor ejemplo de hombre de múltiples intereses.

Saludos Javier, fino el blog, lo voy a re-enviar.
Jesús Torrealba

malena dijo...

Yo como ADIDAS cambiaria de Logo...

elCapo dijo...

QUe sí, que los fantasmas se aparecen vestidos de Adidas cuando se enamoran. Ese es mi comandante.

Una menos en la lista negra, ahora puedo salir a comprar Adidas con la conciencia tranquila. Adidas y pan Bimbo y Habanos

Javier Miranda-Luque dijo...

Adidas, por lo pronto, a través de su Public Relations Departemnt (of course), no me ha respondido mi e-mail respectivo inquiriendo sobre sus patrocinios solares e insulares. Seguiremos esperando su mensaje o su silencio. En cuanto al amazing comentario de Torrealbart, yo jamás había sospechado siquiera la lujuria potencial que el "sex appeal" del poder podría despertar en mí. Fidel, que yo mismo sepa, nunca ha sido objeto de ninguno de mis deseos, tampoco Zapatero, ni siquiera me plantearía una especie de orgía nefasta y nefanda con "las tres gracias de la guerra" (o sea, Blair, Aznar y Bush). Intento imaginarme a Margaret Thatcher en traje íntimo de dominatriz y el asunto no me "pone", Queen Elizabeth, menos, aun naufragando en roral gin de la más excelsa. La única que quizás supondría un buen polvo sería Lady Di, pero me temo que ella (alive que está, me confirman mis informantes), se encuentra a buen resgardo jugando bingo con Carlitos Ortega, "same old Charlie boy", para sus panas.
A Jesus, Malena, Fedosy, Uno with all, Gandica express y el Capo, pues, abrazo impío. JML.

Javier Miranda-Luque dijo...

Citándome a mí mismo (en mi relato "abstracto bilingüe" antologizado –qué palabra tan fea, suena a término clínico invasivo– por Alfadil), se me ocurre que mi incursión lasciva en los predios del "poder" podría ser que el ex-mamandatario de Bill Clinton pudiese invitarme a una sesión de sexo oral con su pasante Mónica Lewinsky, aunque ya no en la erótica intimidad de la Oficina Oval y ni siquiera, pues, en el pornográfico set de la White (Cum) House. JML.

stirner dijo...

El poder sí es un fetiche potente, pero no el mejor afrodisiaco. Corazón Aquino y sus sopotocientos pares de zapatos estaría bien buena para cualquier fetichista de pies, bebiendo champagne directamente de los zapatos negros de tacón alto. El cadaver de Eva Braun se lo regalo a los necrófilos y demás telespectadores de CSI (y no me refiero al mall jesuítico). A mí, personalmente, las bizarras princesitas de Mónaco me erectan las bajas pasiones: son tan mala conducta y caprichosas que se merecen fuertes dosis de sumisión circense. Carolina es una malcriada a quien proporcionarle cientos de nalgadas. A la Estefanía, amante de chóferes, porteros, domadores, payasos y personal subordinado, le prescribo terapia de sexo-shock. Y como ya dije en un comentario anterior los políticos nacionales son todos muy sosos, feos e impresentables para despertar el morbo mío. Ni la Barbie Sáez en su momento me paraba uno solo de mis cabellos.

Anónimo dijo...

Es verdad que esas chaquetas Adidas son para los deportistas Cubanos ,pero como todo lo que entra en cuba ese SENOR es el dueno ,,se debia respetar y ponerse un PIJAMA correspondiente a un Moribundo ,,,,