BLOG-TRAILER

domingo, 7 de enero de 2007

e(pístola)mail

De: tuhijo@aquienelmapamundineosatelizadoporgoogle.earth
Para: padremio@queestasjugandodominooaburriendoteenelmas.alla
Fecha: 07-01-07
Asunto: en el texto

(Documento adjunto: foto de la factoría genética Miranda-Luque,
a 94 años del nacimiento de mi padre)

Viejold:

Sentí la urgencia de contarte que demolieron el edificito aquel donde vivía Vizcaya, ¿te acuerdas?, el que vegetaba a la sombra plácida de la pirámide truncada de “La Previsora”. Tu amigo y su familia que se prolongaba cada año ocupaban la azotea convertida en ático o pent-house, como prefieras llamarlo, por estos castores que erigen y multiplican paredes de cartón piedra, respondiendo al mandato bíblico de su prole, en este valle bendito exento de inviernos y ciclones, pero que aloja sismos impredecibles. Y lluvia también. Menstruación de nubes que purifican su organismo con impuntualidad de trópico punzopenetrante. Arma blanca pluviométrica que percusiona contra los tejados de zinc música con aires del Mongo Santamaría. Etnojazz o latinsoul, blues acuoso de guitarra eléctrica relampagueante que desmorona el polvo de los cerros, acentuando la provisionalidad de los castilletes de arena (sin Reverón, sin Juanita, sin sus muñecas que sólo saben nadar en la luz que las cobija). Náufragos vanos, urbanos, suburbanos, epiurbanos, que surfean adheridos a sus tablas genéricas, tablones inconsultos, ripios de vallas publicitarias que balbucean sus mensajes prosaicos.

Presumo que ya estarás conminándome: “hijo mío, al grano”. A pesar de que, en nuestra factoría genética, el lenguaje-jé siempre ha sido el primer juego. Bueno, viejold, pues, concreto. Y aquel hueco que han dejado donde estaba el edificio. Como la huella indigna de un bombardeo en Irak, por ejemplo. Que tú tuviste la oportunísima sobriedad de perdértelo. O el espacio que dejaba en las encías un diplomado sacamuelas de tu época, polaco exiliado en Sabana Grande. Dentista que le decían. Nada de odontólogos ni cirujanos maxilofaciales que urbanizan sonrisas, recortan mandíbulas sobresalientes, cometiendo esa ortopedia dentífrica que es la ortodoncia y su siembra de alambre de púas en bocas habituadas a la tortura. Por la boca muere el pez, recuerdo que decía mi madre, y estos peces del Guaire ostentan sus anzuelos ceremoniales, piercings de titanio, como trofeos de guerra, tatuajes obscenos de campo de concentración ensalivados, código de barras que incineran la piel, muestras de dolor adosado para siempre a la experiencia (“el dolor es un recordatorio de nuestra condición elevada”, escribía el masturbador perturbado de Hesse, santo patrono del gremio incisivo-canino-molar y diestro ficcionador de autoayudas adolescentes). Eufemismos de metalenguaje profesional multidisciplinario, padre, para estafar a los eternos insensatos.

Pues sí, viejold, quedó el agujero en el flanco norte que nos aproxima al Avila y su purpúreo verdor mesiánico. Aún ignoro qué carajo van a construir allí. En todo caso, reanudaré el contacto y te mantendré informado por este mismo medio que, dada su intangibilidad, se me antoja perfecto. Tú ya me dirás. Un abrazo a mi hermano. Y mucho cariño a my mother. Cáguense en el alma de Freud y continúen visitándome en mis sueños. Episodios migratorios de emigrante, inmigrante, transeúnte errático, errante onírico que burla planos, fronteras y realidades.

Javier.

5 comentarios:

Omar Mesones dijo...

;)

Ciudadana K dijo...

Sería agradable que contesten, no crees? O tal vez que cuenten cómo van esas investigaciones del cancer de las que una vez en suenos me contaron. Tal vez sí, tal vez sí están jugando dominó, cubano claro está. En todo caso se llevaron una imagen de Caracas mejor que la actual. Un saludo, desde este mundo tan virtual como el del más allá.

shaktiananda dijo...

Dios, la expresión en el rostro de aquel que, cigarro en mano, rememoraba sun andadas en la Cuba natal es única. Un hermoso regalo para quienes queremos rememorar cumpleaños en ¿ausencias?
Ese viejito se supo vivir hasta su última cana. Una vez te dije, a propósito de éste relato, sobre la buena forma que has encontrado de ex(poner), digo, lo que solapadamente se nos infiltra de dolor-amor, tristeza-alegría o simple nostalgia.
Ciertamente este recurso -como ya te hmos hablado- para quien bien lo usa, es lo más catártico.
"Japi berdei tu jim" entonces, parafraseando asi el título de la obra del Mesones. Bien amparado estará mi entrañable Julio al lado de aquella "Angelines" que y tiene como compañera.

Gracias por este testimonio de existencia.

Salud mi amado
Amor a los tuyos
Shaktiananda
siempre

Jesús Nieves Montero dijo...

ya nos vas a poner a ver otra vez las invasiones bárbaras y big fish...

salud, javier y feliz 2007, gracias por esta estampa familiar!

j.

Agapetos Nyx dijo...

....no sabía o recordaba, ni había leído esta epístola post-publicada, que ambos nuestros progenitores nacieron hombres de enero, el mio el 13 del 23...pues Don July dónde quieras que estés, te saludo, y espero consigas al Juan que no conociste pero si a la Lurdes y junto con Angelita y el otro July tengan una fiesta de las buenas, heavenly pues...