BLOG-TRAILER

viernes, 4 de agosto de 2006

¿Cuál cultura? ¿Cultura dónde? ¿Cultura para qué?

Los medios tradicionales criollos (venezuelan creole mass media, ¿se escribirá así?) pichirrean cada vez más el espacio a cualquier información que parezca culturosa y, en su lugar, rellenan sus centimetrajes y ondas radioeléctricas de chismes nimios de una "fuente" donde cabe cualquier supuesto escándalo, denominada –nunca mejor dicho– espectá(culos). Gracias a la web, puedo encontrar reseñas de exposiciones de arte (es apenas un ejemplo), como la de la foto anexa (by David Gray, Agencia Reuters), dedicada a la artista australiana Nike Savvas, quien en su "Atomix" juega paleta cromática con 50 mil pelotas de polímeros, en la galería New South Wales, ubicada en Sydney, como quien dice al doblar la esquina en el siguiente hemisferio. ¿Reseñas literarias? ¡Pero si nadie lee! Resulta más instructivo idiotizarnos con las flatulencias ginecológicas de Paris Hilton o los lamentos quejumbrosos de Spielberg. ¡Bendita internet que me permite encontrar en la red y publicar en mi blog, al instante, lo que me da la gana! Ah, y se me antoja aclarar que contra los culos no tengo absolutamente ninguna aversión, sino expectación por los expectáculos (sic): nueva entrada de la DRAE que designa excepcionales glúteos que expectoran expectativas exorbitantes.

2 comentarios:

Fedosy dijo...

Así es, mi pana.
Yo me preguntaba lo mismo el otro día, pero ahí está internet. Y los hermanos chang, para darle duro a los malos.

elCapo dijo...

El error comienza desde el mismísimo título de tu post. Si vas a pasar una vaina arrecha por televisión como la obra de la australiana, por favor, no la titules "cultura" porque no tendrá televidentes. Es por eso que a veces le colocan adejetivos modernos a la palabrita para obtener algo así como "cultura extrema" y al final terminar por transformar el programa en exhibiciones de skate y de graffitis, que la idea original no servía para un coño.

Hace falta gente buena en la televisión -tan buena- que estimule a levantarse del asiento, apagarla, y salir a ver.