BLOG-TRAILER

miércoles, 4 de octubre de 2006

La publicidad comienza por casa

Bastante que vapuleo yo al gremio de publicistas, así que ahora me sale reconocerle algún mérito, mientras los haya. El anuncio que ilustra este post es un buen ejemplo del espíritu de David Ogilvy (corpañero fugaz que fui). La publicidad comienza por casa y aquí están, en pleno, las féminas del equipo que atiende la cuenta de “Dove”. En ropa interior roja (¿será publicidad subliminal oficialista o apenas emulan la perversa fábula infantil de la Caperucita que asediaba al lobo y fue execrada por la sociedad protectora de animales?). En todo caso, enhorabuena por la iniciativa y el atrevimiento en este mercado pacato. Algún novio celoso intentará comprar todas las revistas e incinerarlas, rayar las vallas publicitarias con graffiti, repintar metrobuses...sin éxito. Ya la imagen está flotando eternamente en internet, a menos que los hackers intervengan.

Se me ocurre que el mismísimo Bobby Coimbra podría hacer de San Nicolás en alguna campaña venidera...

Recuerdo el “case history” de una naciente agencia publicitaria catalana que, a la caza de clientes, les ofrecía no cobrarles absolutamente nada por sus servicios, sino ir a medias en el incremento de las ventas. Estrategia arriesgada que los disparó a los primeros puestos del mercado.

3 comentarios:

Jesús Torrealba dijo...

Ummmjú, todo suena muy fashion...ahora sería bueno saber si les pagaron honorarios a las damas o si les clavaron ese avisito como parte de "la gran familia que somos" y si la cosa fué de buena gana o estilo "el que no firme se va"...de pana que yo ya no creo en cuentos ni ridiculeces publicitarias y prefiero al mismísimo Grinch de Santa que a Bobby Coimbra...nooooo pana...que desprestigio pal'blog tan fino que está!!!!

Saludos de un resentido publicitario, ja, ja.

Guido dijo...

Ah...ceptar que uno es un publlicista retirado cuesta. Y mucho más si no lo es por voluntad propia. Es que ser creativo es como un vicio, uno comienza por lo sabros que se cobra y termina dependiendo de esa cosa tan rara como "ser" creativo. Corpañero también fui, y mi paso de la mano de la nueva (pretendida corpa) me demostró por qué tan lúcida agencia se perdió en la oscuridad. Por que esté donde esté Esté pone su sello paranoide personal y convierte la creatividad en un trabajo. Después de Jimmy, Pertiñez y después the dark hole. Qué lamentable, tan buenos ratos que pasamos en la Torre Phelps! Que le vamos a hacer, hay gente que tiene ese don especial de amargarse y amargarle la vida al más creativo... Lástima lo lampiño, si no, Juan Esté sería un chuwaka (no sé cómo se escrbe el de Star War) genial, por sus balbuciantes y disléxicos discursos. Ja ja ja. Otro re-sentido publicitario.

Javier Miranda-Luque dijo...

Vaya resenti-2 con una sonrisa picassiana. Mi diagnóstico del mercado laboral publicitario, en todo caso, está en mi post titulado "Vivisección del dromedario". Abrazo 2x1, JML.