BLOG-TRAILER

miércoles, 25 de octubre de 2006

Jackson Pollock: "que se pudra Picasso"





Al parecer, aunque ambos figuran en la letra "P", el goteador Pollock (que no sufría de la próstata, no), no apreciaba para nada al proverbial Pablito Picasso, quien en esta precisa jornada celebra cinco cuartos de siglo de su natalicio allá en Málaga.

Ahora y aquí yo expongo, pues, en este post:
1) a Pollock en pleno goteo pictórico de uno de sus enormes formatos;
2) a Dora Maar en ese lienzo de 1939;
3) a una de mis actrices/fetiche (Ana Torrent, eterna niñata perversa del cine ibérico), encarnando a la Dora picassiana;
4) a Lichtenstein parafraseando a Pablito Ruiz;
5) y un autorretrato de esos ojos singularísimos que deconstruyeron la geometría humana.

"Que se pudra Picasso", bramaba Pollock, con su pincel que también fungía de imán para las hembras.

Hoy, efectivamente, ambos se pudren bajo tierra.

6 comentarios:

Picasso dijo...

Miranda-Luque: tú y Pollock pueden irse juntos a gotear pintura, tinta o bytes, pero pasen de mí. Ni la puta letra "P" ni nada me aproxima a ese giliPollas mayúsculo que se suicidó en aquel bravucón accidente automovilístico. Yo pintaba y sigo pintando. Pincel el mío. Museo el mío. Cubismo el mío. Que se pudran tus posts y tu Ana Torrent pija.

Jesús Torrealba dijo...

Prefiero a Pollock, artista esquizofrénico que jamás dejó de plasmar su realidad estética y no terminó haciendo arte decorativo consumido por su estatus de celebridad. Nunca he logrado acceder plenamente al arte abstracto, sin embargo creo que Pollock perdurará en el tiempo, él y Picasso fueron una cagadota como seres humanos, pero eso no tiene nada que ver con su trabajo.

Jesús Torrealba dijo...

Por cierto, Picasso jamás hablaría así de Ana Torrent, él sabía como tratar a las damas, por eso su éxito con ellas.

pornodoxa dijo...

Picasso era un cerdo, aunque talentosísimo. No creo que don Pablito haya sido jamás un caballero con ninguna dama. El era apenas, como dice Javier, un imán de hembras absolutamente absortas por su famoseo, su bolsillo y su atracción animal. Ruiz y Picasso era, de hecho, un cobarde en sus relaciones femeninas, dejando pasar los acontecimientos. Es decir: ellas llegaban a su vida y ellas se iban desesperadas. In between, coincidían 2 ó más de ellas y el cubista no intercedía para nada; la que se quisiera quedar que se quedara y la que no, pues aire con ella. Pollock era otro demente inspiradísimo, pero un desastre en su vida personal. Al talento hay que saber llevarlo puesto, es un corcel brioso que no sabe domarlo cualquiera. En la rifa kárimca o te ganas el talento o la felicidad ja ja. Justicia cósmica que se le dice. Y el talento, igual que el poder o la riqueza (tres gracias que generalmente vienen en combo) genera genitalidad.

pornodoxa dijo...

Fe de ratas, digo: fe de erratas: donde se lee "kárimca" debí escribir "kármica", rueda kármica. Ni en mi propio blog he escrito tanto.

Jesús Torrealba dijo...

Wow, sabias palabras pornodoxa, yo, optimista siempre, aspiro al talento y a la felicidad...y a la riqueza en esta rifa kármika que por ley de causa y efecto te paga siempre según el boleto que compraste con anterioridad.

Saludos.