BLOG-TRAILER

miércoles, 11 de octubre de 2006

La culpa es de quien aprueba la campaña

¿Pi-ñe-rú-a? ¡Correcto!
Luis Herrera arregla esto.
Ese hombre sí camina.
Gonzalo habla claro.
Navidad, navidad, navidad...Lorenzo.
Jaime es como tú.
Para Diego primero es la gente.

La culpa no es de quien propone el slogan, cualquiera que éste sea, sino de quien lo aprueba con su rúbrica para su exposición mediática. Me voy de anecdótico fugaz para recordar a un cliente mío, gobernador él, que me aprobaba las campañas sin verlas sobre el mostrador de un bar, sorbiendo single malt 18 years old. Nunca supe si confiaba demasiado en mi criterio o qué. En todo caso lo reeligieron y ahí está.

Nunca en nuestra historia electoral la campaña ha resultado tan cutre y hortera como ahora. Tan simple, elemental, primordial, básica, rastrera. Ni siquiera con aquel chiripero que seguía al doctor Brillantina Caldera, soberbio autor intelectual de todos y cada uno de los males que nos aquejan.

Pero, bendita tecnología, yo les tengo la solución para acabar de una buena vez y para siempre con el discurso político en general. Espérense y verán. Pronto, muy pronto, lo publico aquí en mi blog. Si es que a alguien le interesa.

1 comentario:

publicista en off dijo...

Las campañas terminan con un montón de desempleados. Pero malo es cuando te botan en medio del fragor, después de publicar avisos cursis que desatan la burla más despiadada.

¿Y qué pasó con tu cacareada solución para enmudecer los discursos políticos?

Acude, te estamos esperando.