BLOG-TRAILER

viernes, 24 de agosto de 2007

Blade Runner: my very own final cut

Ridley Scott tiene tiempo amenazándonos con su "final cut" de Blade Runner, aquel film que inaugurara toda una neoestética que se clonó ene veces de maneras más o menos torpes y/o felices. Lo bueno es que cada espectador puede irse armando su propia "final cut" de toda película. Así pues, en mi personalísima "final cut", mi fetichesca Daryl Hannah (hermoso palíndromo su apellido) ostentaría pero que muchísimo más protagonismo en plan muñequita complaciente (fantaseo recurrentemente con mantenerla escondida bajo mi boxspring conyugal, replicando al sonido de mi voz: her master voice, ¿no?).

Fetiche menor es Sean Young, aunque potable sucedáneo de Daryl.
El "final cut" que sí he perpetrado (merced a Picasa, que no a Photoshop), es con el poster del film, cargándome el nombre del protagonista masculino. Ahora, Ridley, esperamos por ti.

2 comentarios:

Jesus dijo...

Sería excelente una escena lésbica entre Hannah y Sean Young, hasta que sus cuerpos de replicantes comiencen a producir cortocircuitos,jajajajaja.

Bladerunner es a mi juicio una de esas películas en las que los fx adornan y no desbordan.

Saludos.
Jesús Torrealba
http://jesustorrealba.blogia.com

©Javier Miranda-Luque dijo...

Inspiradora dupla la que propones, Jesús. Oye, y no temas por los cortocircuitos.

En alguno de sus últimos libros, de cuyo título no logro acordarme, Lawrence Durrell nos obsequiaba en sus páginas a una suerte de "replicante" perfecta que prodigaba lujuria suprahumana.

Por cierto, esa novela de Durrell se la terminé vendiendo a Ednodio Quintero, ya que, una vez leída, yo no quería conservarla en mi biblioteca de madera de pino barnizada, junto a "El cuarteto de Alejandría" (que sí conservo).

Tras escribir esto, corro a comprobar la existencia de "El libro negro" y "Monsieur", vecinos de Paul Auster y Martin Amis.