BLOG-TRAILER

martes, 21 de noviembre de 2006

Cómo extirpar el discurso electoral sin cirugía

(Foto: Eugenio Recuenco)

Tan simple como someter al candidato presidencial correspondiente a un polígrafo mientras bla-bla-babea promesas y circunloquios gestuales más parecidos a muecas prehistóricas (y prehistéricas también).

Ahora que resulta frecuente la aplicación del polígrafo en las entrevistas laborales para evitar que los manipuladores de alimentos en las franquicias de comida rápida sirvan mayor cantidad de colesterol que el reglamentario, pues me parece conveniente que quienes pretendan ejercer funciones gubernamentales nos obsequien un performance público y notorio ante el polígrafo que tantos villanos ha desenmascarado en los filmes hollywoodenses.

Aquí les copio y les pego alguito de las búsquedas obvias que me arrojó Google, que pudiesen justificar mi propuesta:

“Nuevas tecnologias y estudios realizados en la Universidad de Utah (Dr. Raskin) y en el laboratorio de Fisica Aplicada de la Universidad John Hopkins (Dr. Olsen) asistidos por la Agencia Nacional de Seguridad de Los Estados Unidos, han permitido el desarrollo de potentes programas informaticos (Axciton, Identifi, Polyscore y CPS) que aplicados en poligrafos computerizados son capaces de determinar la veracidad de un testimonio con una fiabilidad superior al 95%.¿Cuando es aplicable el polígrafo?Siempre que sea necesario determinar de forma científica y fiable la veracidad de un testimonio con independencia de la naturaleza del caso.

¿En que países se utiliza el polígrafo?En la actualidad, el polígrafo se utiliza en más de 60 países como Estados Unidos, Canada, Mexico, Argentina, Chile, Brasil, Japon, China, Corea, Australia, Israel, Sudafrica, Rusia, Polonia, Rumania, República. Checa, Croacia, Reino Unido, Italia, Alemania, Francia y España entre otros...”

(Ojo, que yo no vendo polígrafos).

Discúlpenme pero no pude resistirme a la tentación de parafrasear los juegos letrados de otra clase de “polígrafo” que fue Cabrera Infante, manufacturando espejos de vocales y consonantes:
yo no vendo polígrafos
yo no vendo
yo no
yo
yo no
yo no vendo
yo no vendo polígrafos

2 comentarios:

carmencristiwolf@cantv.net dijo...

Que´bueno tu Blog, muchacho, es bárbaro, genial, divertido, interesante, conozco un Rey Terativo, se trata de Hugo Ch. Carmen Cristina Wolf
http://literaturayvida.blogsome.com

Javier Miranda-Luque dijo...

Ufff, gracias.

Abrazo onomatopéyico, JML.